Asociación de Abogadas del Ecuador respalda el trabajo del Consejo de la Judicatura

.:: Servicios Corporativos ::.

Home
Asociación de Abogadas del Ecuador respalda el trabajo del Consejo de la Judicatura

 

La Asociación de Mujeres Abogadas del Ecuador (AMAE) apoya la gestión disciplinaria del Consejo de la Judicatura (CJ) y rechaza las declaraciones de un grupo de exjueces, quienes argumentan que fueron destituidos, supuestamente, de manera ilegal.

 

La titular de la AMAE, Mariana Torres, a través de una carta dirigida al Presidente del CJ, Gustavo Jalkh, el 28 de agosto, expresa que en los últimos días algunos exjueces emprendieron una “campaña sucia” para confundir a la ciudadanía.

 

Según la misiva, los exservidores destituidos faltan a la verdad cuando dicen que su separación obedece al abuso de la facultad disciplinaria del CJ. “Ha quedado demostrado que hubo suficientes y justificados motivos para que esta sanción proceda en cada caso”.

 

La AMAE enfatiza en que el CJ tiene competencia plena para investigar y sancionar a los administradores de justicia que incumplen sus funciones. “Demorar el despacho de las causas amerita una respuesta de la autoridad disciplinaria ante la indolencia demostrada por algunos”.

 

De acuerdo al documento, la potestad disciplinaria y otras atribuciones del CJ, previstas en la Constitución y el Código Orgánico de la Función Judicial, son necesarias para el correcto funcionamiento del sistema al servicio de la comunidad.

 

“Estas medidas del Consejo de la Judicatura sirven para preservar los principios de igualdad, probidad, no discriminación, publicidad, oposición y méritos en el tiempo y en el espacio, manteniendo así una justicia oxigenada con respeto a su independencia e imparcialidad, pero con energía que limita cualquier posibilidad de excesos”, indica la misiva.

 

Para la AMAE, la Judicatura debe continuar en la transformación de la justicia desde el ámbito de sus competencias, desvirtuando el discurso político esgrimido por los exjueces que se prestaron para este “show mediático”.

 

DIRECCIÓN NACIONAL DE COMUNICACIÓN